Reseña publicada en revista Panambí n° 4 sobre Revista de arte sonoro y cultura aural (3), editada por Samuel Toro y Fernando Godoy, Valparaíso, 2017, 56 páginas

Comparto a través de este texto, la experiencia de una lectura. Si atendemos lo elementos centrales de la revista, vemos que el concepto de arte sonoro se nos presenta mediante una discusión sobre la cultura aural, con una bajada hacia lo que los editores identifican como antropología de la escucha. Con ello, es posible reflexionar sobre diferentes tópicos. Cuando hablamos de arte sonoro, podemos referir a una cierta elaboración estética a partir del sonido. Esto, a veces, introduce la problemática de que la generación y la producción de lenguajes en el arte se restrinjan sólo a quienes puedan hablarlos o entenderlos. La pretensión puede ser que la discusión se extienda, pero, en la práctica, esto suele ser un tanto dificultoso, pues, de suyo, es difícil desarrollar lenguajes –en este caso– artísticos. Ahora bien, cuando hablamos de cultura aural, agregamos otra dimensión relevante, por medio de la cual la revista se posiciona de buena forma ante un público más amplio. Esta dimensión es la de una conciencia auditiva. La noción de cultura aural, en efecto, refuerza esta conciencia auditiva y de todo cuanto escuchamos. Nosotros, con la visualidad, percibimos desde un ángulo: sólo miramos hacia adelante en 180 grados. Con la audición, en tanto, cubrimos toda una esfera en 360 grados: oímos arriba, abajo, al costado… Nuestra percepción no tiene un centro o un eje. Es ahí donde podemos encontrar muchas cosas y donde, incluso, podemos generar modos interesantes de comprensión del en‐ torno, que devienen finalmente en modos (divergentes) de racionamiento e incluso, a partir de la noción de una antropología de la escucha, podemos encontrar modos epistemológicos para comprender y aproximarnos al entorno. En la presente edición de Aural, estos tres aspectos (arte sonoro, cultura aural y antropologías de la escucha) se unifican y orientan hacia problemáticas y preocupaciones comunes a un desarrollo de la conciencia auditiva, poniendo en tensión las políticas del conocimiento a las que estamos habituados. La revista abre con un escrito de Tito Rivas, quien se pregunta qué es lo que vamos a reflexionar y entender cuando emprendamos el camino de esas sonoridades. Apoyado en Michel Foucault respecto a su reflexión sobre la conformación de discurso (1) , la que se puede conectar con lo que también señaló Jean‐François Lyotard respecto a los metarrelatos (y su dimensión hegemónica propia de la voluntad moderna), el autor apunta a tomar cierta conciencia respecto a la elaboración de lo sonoro como discursos sonoros.   Para Rivas, el sonido también deviene en una forma discursiva; el sonido dice algo. Si tomamos, por ejemplo, una película y analizamos cómo está tratado el sonido en ella, especialmente en una película de Hollywood, vamos a encontrar un discurso del poder expresado en el sonido; discurso que también se expresa en la imagen, el texto, la narrativa, la diégesis en general y en una serie de aspectos más que involucra un tipo de obra cinematográfica. En esta lectura de la revista Aural, muchas de las reflexiones que nos encontramos se podrían pensar como contra‐hegemónicas, pues, al hacer emerger algunas formas de discurso (sonoro), expone una dimensión del poder como implícita en estas formulaciones sonoras. Así, el tono característico de los textos compila‐ dos corresponde al de un desafío al poder. Esto no necesariamente se lleva a cabo desde una posición partidaria definida,sino,sencillamente, asumiendo que el discurso sonoro tiene ramificaciones que tensionan las políticas instaladas, ya sea en el ámbito del conocimiento o en términos sociales. Es decir, hay ineludiblemente un aspecto político en la reflexión sobre el sonido, aunque no sea eso lo que se busque por el o la investigador/a o artista sonoro.   Ahí es donde la revista nos ayuda a participar en esa discusión y a comprender parte de las problemáticas y los nudos que se generan en torno a ella. Un ejemplo de ello lo podemos encontrar en el texto “Antropocentrismo y régimen colonial de la sonoridad” de Mayra Estévez, donde se pregunta “¿a qué suena el capitalismo?”. Partiendo de la Conquista en 1492, con la introducción de la pólvora, los caballos, las armas, etc. esta autora plantea que el trauma de la conquista y la colonia es también sonoro. Está ligado a una violencia política que podríamos examinar desde la perspectiva del genocidio.   En ese sentido, la antropología de la escucha nos podría orientar para entender otros acontecimientos. Por ejemplo, se han hecho ejercicios en relación al bombardeo a la Moneda y en ellos también hay una identificación característica, que es la de los sonidos del terror, de la violencia del poder.   Por otro lado, el ensayo de Leandro Pisano titulado “El pasaje del tiempo” reflexiona respecto a la generación de herramientas críticas que permitan valorar los flujos del espacio‐tiempo y cómo eso se puede ir conservando o perdiendo,según inscripción en un territorio. La preocupación presente en el texto de Pisano tiene que ver con alguien que se sitúa en una zona rural y atiende a la escucha, pero lo problematiza con el hecho que, desde una percepción urbana, se enfrenta a un diseño estático y que en algunos casos conduce a la exotización de lo rural, comprendido como lo pintoresco, lo folclórico o, cuando mucho, lo neo‐folclórico. ¿Por qué ocurre esto? Porque también hay ahí un diseño para entender lo rural. La reflexión de Pisano insiste sobre cómo se diseña este sonido rural y cómo podemos atenderlo.  Podríamos ir descubriendo sonidos que ya no existen, porque los modos de producirlos ya no existen, (re)construyendo, a partir de vestigios sonoros, una ruta discursiva sonora en el espacio rural. ¿Cómo se construye un campo semántico a partir de vestigios rurales? Esto motiva un punto sobre si es el campo o la ciudad, quien crea el signo sonoro. ¿Quién crea lo rural? ¿Lo hace la ciudad misma? ¿Se puede hacer desde dentro, si el mismo sujeto situado atiende o no? El texto de Pisano entra en diálogo con el de Luis Costa, titulado “El sonido gordiano”, porque también se plantea en relación a volver al pueblo rural. Ya no se trata de un autor italiano, sino de un autor portugués, pero también se plantea esto de volver a algo menos moderno, y lo hace entendiendo la mirada de una ciudad metropolitana; no como un retorno al paraíso perdido, sino a tomar cosas que han ido quedando fuera del discurso (sonoro), de la cadena de significantes que se emplazan –por la razón que sea– en una discusión que se abre política‐ mente y puede darse en diversos espacios.   Luis Costa señala que “una grabación es un sistema de decisiones”, lo que resulta ciertamente sugerente, tomando en cuenta que ya eso se decía de la foto‐ grafía, cuando la fotografía tenía el peso del testimonio. Lo que ya no es tan claro, pues también a través de la fotografía podemos decir lo que queramos dependiendo de qué enfoquemos, cómo lo enfoquemos, en el ángulo, a qué distancia, etc. más aún si contemplamos que con el paso a lo digital podemos elaborar nuestras propias imágenes. Con la grabación sonora sucede algo semejante. En esta experiencia, la de alguien que va y se sitúa en un lugar,se intentan tomar elementos de ese espacio para llevarlos después a otro, ya sea al muestrario, la universidad, la televisión, el documental, etc., deviniendo en un proceso del que también es necesario tener autoconciencia. Luis Costa indica algo interesante con respecto a quién hace un registro sonoro, ya sea desde una perspectiva turística, aural o artístico‐estética, y tiene que ver con un escuchador “in between”. Esto conlleva una percepción y una construcción individual que resulta profundamente inestable, corriéndose constantemente el riesgo del error. Pero no se trata aquí de una declaración meramente performativa, sino de algo que se intenta poner en el sis‐ tema de decisiones. ¿Qué quiere decirse aquí, entonces, con el “in between” inestable, propenso al error? Este sistema de decisiones no puede establecerse necesariamente como el discurso, sino como una posible lectura del fenómeno y, por sobre todo, poniendo cuidado en que este investigador, por llamarlo así,se transforme en un generador de nuevos discursos oficiales. Si no se es consciente de esto, el investigador podrá ser un replicador de los relatos hegemónicos, quizás, incluso, sin tomar conciencia de ello.   “Orquesta, tropa y perros”, de José Pérez de Arce, es otro texto bastante interesante de la revista, por su frescura.  Es una reflexión sobre las orquestas como mecanismo de desarrollo y de transmisión de la cultura. Señala que las inversiones estatales que se hacen, por ejemplo, en orquestas juveniles y formación de audiencias apuntan a una forma de educación sonora. En este sentido, la orquesta es una apuesta de construcción discursiva que expresa una voluntad moderna desde lo formativo, es decir, que apunta a enseñarles, a los que no saben, algo para aprender y, con ello, ilustrar. Se trata, en esta perspectiva, de mostrar la cultura de la música también como un ejercicio racional, intelectual, académico y propio del saber. Por otro lado, Pérez de Arce apunta al tema de las tropas, que tienen que ver más con elementos de los pueblos originarios del norte –o de folclor, en algunos casos–, como en las agrupaciones de Lakitas, por ejemplo, que generan su sonido, su cultura y una ecología cultural asociados más al territorio y su idenidad, a diferencia de la orquesta, que tiene un carácter transnacional. Luego, el autor aborda el sonido de los perros, presentando una reflexión que parece decirnos: “dejad que los perros ladren”. Hay una aproximación al sonido con una mirada más bien naturalista, en tanto lo presenta como un tema evolutivo de un “sistema” sonoro de los ladridos de los perros en la ciudad. Sin embargo, no deja de ser interesante contrastar a los perros con una orquesta y su sonido organizado con esta especie de “banda” de ladridos de perros como so‐ nido devenido y tonalizado. Probablemente, esto último lo construya la percepción del auditor cuando pone atención a los ladridos que de noche hacen los perros en un barrio, una calle, un predio, etc. Si emerge melodía o armonía, un eje tonal; incluso, si lo quiere oír como música o sólo como sonidos de un proceso evolutivo, habría que reflexionarlo en perspectiva respecto a si es homologable o contrastable con las orquestas y las tropas y con ello pensar el contraste de estos modos de organización sonora. Ximena Alarcón, en su texto “Bajo la tierra escucha porosa de la modernidad”, alude a “la escucha de la contradicción” en el metro de México el que representa un aspecto de una voluntad de modernidad que no consigue serlo del todo. Nos encontramos con sonidos de metales, tecnológicos, puertas que abren, voces automatizadas, etc., pero también con mascotas que van en jaulas y gritos de vendedores precarizados, entre otros. Es un sonido poroso que atraviesa la ciudad como un murmullo, arrastrando una pre‐modernidad que, no por subterránea,se niega a dejar de sonar Probablemente, uno de los principales aportes sobre antropología de la escucha que nos dejan los textos compilados en Aural n. 3, dicen relación con que la reflexión sobre el sonido y los signos sonoros, así como su sistematización teórico‐práctica, posiblemente interdisciplinaria, permite encontrar elementos nuevos donde no los estamos viendo, pero sí podemos estar escuchándolos.  Además de las políticas del conocimiento puestas en juego en la idea de una conciencia auditiva como síntesis y articulación del arte sonoro, la cultura aural y la antropología de la escucha, bien pueden representar la apertura a aspectos epistemológicos y estéticos nuevos, para la comprensión, la lectura y el análisis de entornos que tienen sus propias historias y proyecciones y que todavía nos son ampliamente desconocidos.

(1) En este punto el autor se apoya en la noción de antropología del saber a partir de M. Foucault.

Las formas del repudio y la muerte: Ni Francia ni Siria son objetos/términos unívocos

Tendríamos que decir que ni lo uno ni lo otro. Hace unas horas París ha sido víctima de un nuevo ataque, esta vez con consecuencias absolutamente terribles e inesperadas. Es bastante evidente que un hecho así no puede causar más que repudio para sus perpetradores y un profundo dolor por las víctimas y sus familias (que no son todos franceses).

Las formas del repudio

Hay quienes señalan que Francia se lo había buscado por su participación (como política de gobierno) en los bombardeos sobre, también población civil, en medio Oriente. Otros señalan que nada justfica la muerte y el asesinato y que hoy todos debíésemos alzar la voz y el corazón con la idea de "Je Suis France". 
Pese a todo ello, que puede tener mucho de cierto y razonable, tendríamos que recordar que ni Francia ni Siria son realidades totales con una sola identidad. Que el gobierno francés participe en una guerra inmisericorde no quiere decir que los franceses en su totalidad estén de acuerdo con ello, así como tampoco quiere decir que quienes profesan el Islam estén por cometer atentados para reivindicar sus causas, luchas y demandas.

Las formas de la Muerte

La gran diferencia que podemos ver en los casos del tratamiento de estos hechos por la prensa, por la opinión pública e incluso por académicos muchas veces se centra en los aspectos más inmediatos, lo cual dificulta ver cosas en el fondo.
Con ello me estoy refiriendo a que efectivamente Francia, como gobierno y como Estado, ha utilizado las formas más tradicionales del colonialismo y el imperialismo, tal como lo reseñara Lenin en "El imperialismo como fase superior del capitalismo" o como podríamos encontrar en la lectura de autores no marxistas como Anthony Pagden en textos como "Señores de todo el mundo: Ideoliogías en España, Inglaterra y Francia (en los Siglos XVI, XVII y XVIII)".

Sin embargo, las tácticas y las estrategias de los grupos armandos desde medio Oriente no se mueven en la lógica tradicional de la guerra, tal como estuvieramos acostumbrados en la 1° y 2° guerra mundial.

La lógica del atentado causa escozor no solo por el daño, sino también por el factor sorpresa que conlleva. Y esta es la forma de reaccionar de algunos grupos que buscan defender su país, su cultura y en especial su religión. Verlos solo como fanáticos religiosos sería un error, ya que el factor político y económico está presente.

En este contexto hay dos modos de concebir la muerte, una es la europeo-norteamericana. Este es una concepción tradicional de ocupación militar, bombradeo, guerra, colonia e imperialismo.
La otra, es una concepción más espiritual que busca romper la moral de los paises imperialistas y pro-imperialistas a través del crimen... Ante ello podemos inferir una idea ya sabida: la sangre clama por más sangre.

14/11/2015

"Trayectos en la escritura de Osvaldo Fernández” (Título tentativo)

Comparto un adelanto del libro que estoy empezando y espero tener a fin de este año o comienzo del próximo.

Objetivo: Sistematizar en un libro, una revisión panorámica del trabajo intelectual de Osvaldo Fernández Díaz en el contexto de la historia de las ideas en Chile.
Hipótesis: Existen un desarrollo de propuestas teóricas en los ámbitos de la filosofía y la política en Chile que ha incidido en la cultura intelectual y social, pero que no logra ser sistematizado para su comprensión, difusión, estudio y discusión. Este desarrollo teórico en zonas provinciales de Chile, como Valparaíso, cuenta con escasos registros dispuestos para su difusión y circulación. Tal es el caso del trabajo filosófico de Osvaldo Fernández Díaz y de otros intelectuales en el puerto de Valparaíso, Chile.

Resumen:
Osvaldo Fernández Díaz trabajó intelectualmente en diferentes ámbitos de la literatura y la filosofía, cobrando fuerza y desarrollo especialmente en las arenas de la política y la cultura. El proyecto a presentar consiste en una sistematización de sus ideas, discusiones y trabajos filosóficos de Osvaldo Fernández Díaz (Valparaíso, 1935) contemplando su relación contextual en el campo intelectual, cultural y político de sus épocas.
El libro aborda la figura de Fernández Díaz desde su formación pedagógica en la adolescencia y su experiencia en la vida socio-política de aquel entonces, hasta su trabajo de investigación intelectual, docencia y el exilio como realidad política, circunstancia compartida en muchos de nuestros países latinoamericanos. Por tanto, el trayecto intelectual de Fernández no es solo un recorrido teórico, sino que también avanza en una realidad biográfica, entendiendo que durante la dictadura chilena vivió un exilio en Francia, lo que también supone un efecto en la dimensión reflexiva (especialmente sobre la circulación de las ideas, la violencia política, la teoría del Estado, la literatura, la ética y la filosofía política, entre otras áreas).
Como áreas de su trabajo nos enfocaremos en su incidencia en la construcción de un  pensamiento político filosófico situado en el Chile de la década del sesenta. Lo anterior, se encuentra manifiesto en su libro escrito en conjunto con Sergio Vuskovic (quien llegará a ser alcalde de Valparaíso durante el gobierno de Allende), titulado “Teoría de la ambigüedad” de 1964, donde realizan un análisis filosófico de las bases ideológicas de la Democracia Cristiana.  
El pensamiento político de ese momento muestra elaboraciones desde las distintas fuentes. En este sentido, la filosofía política local se enfrentó al desafío planteados por los proyectos de “revolución en libertad” detentado por el Partido Demócrata Cristiano y “la vía chilena al socialismo” defendida por amplios sectores del Partido Socialista y el Partido Comunista, idea que tendrá su materialización en un programa político a través de su histórico representante, el ex presidente de Chile Salvador Allende (1970 – 1973).
A modo de problemática teórica, podemos ver que las ideas en conflicto (a la base del advenimiento del proyecto político de Allende) juegan un rol relevante en lo local ¿qué papel juegan los desarrollos en filosofía y ciencias sociales en ese contexto? ¿en qué consistieron estos desarrollos, aportes o argumentos? ¿Habrá una noción de ideología allí que no hayamos contemplado para el desarrollo de las ideas chilenas sobre la política?  Una tensión se dio en el contexto de 1964, año del triunfo electoral de Frei y de la publicación de la Teoría de la ambigüedad, texto marxista crítico a la DC y a su concepto de revolución, léase "revolución en libertad". ¿Cómo co-existían esas dos ideas de revoluciones en un mismo país?, ¿coexistían efectivamente? ¿Cómo se expresó la reflexión local en partidos políticos con centros y referentes internacionales?, hablamos de cristianos, socialistas y comunistas quienes intentaban sintetizar la relación entre lo nacional y lo internacional.

Luego de la llegada al gobierno de la Unidad Popular y el posterior golpe de estado que instalará una dictadura cívico militar en Chile, Osvaldo Fernández tendrá que partir al exilio, lugar donde desarrollará otros trabajos intelectuales y filosóficos como su lectura del pensamiento latinoamericano, teniendo en José Carlos Mariátegui a uno de sus principales referentes y el desarrollo de su filosofía de las representaciones aplicadas al binomio político-cultural, donde además de la mercancía y el capital, las ideas y el discurso en tendrán resonancia en su concepción de una teoría del fetichismo basado en Marx, Gramsci, Mariátegui, Maquiavelo y la cultura latinoamericana.

¿El fetichismo del mal o la banalidad de la mercancía? Un trabajo de duelo

Viña del Mar, 15 de mayo, 2015

La consternación e inmenso dolor que nos produjo a muchos la noticia recibida ayer nos da un motivo más para reflexionar sobre nuestra sociedad y nuestra cultura.
El caso de los dos muchachos asesinados, Exequiel Borvarán y Diego Guzmán, y que pone de luto a los movimientos sociales, exige a su vez un trabajo de duelo.
Este duelo se hace manifiesto no solo en la necesaria y catárquica velatón o en un grito de protesta; el duelo se completa cuando la idea (política) se trasforma en afecto. Una idea sin afectos es un mero idealismo, un vacío bosquejo de pizarrón por complejo que se presente.
Cuando una idea desprovista de afectos dispara contra los afectos de las otras ideas no estamos solo frente a un caso policial o jurídico.
Como en una burda dialéctica, el esclavo dispara contra el (otro) esclavo, no contra el amo, es el disparo de un sector de la sociedad contra otro sector de la sociedad. Un sector que privilegia la propiedad privada (incluso sobre la vida humana) contra que otro la cuestiona. Un vecino que dispara hacia el costado, sin hacer diferencia entre un comunista y un independiente, diferenciación que sí se suele hacer dentro de la misma izquierda, fragmentándola entre quien se siente más revolucionario o más proletario que el otro.
Un vecino que no apunta hacia arriba. Porque arriba se maneja el capital y el orden que lo protege en su forma de propiedad privada. ¿El fetichismo del mal o la banalidad de la mercancía?
El disparo contra los cuerpos es también un disparo a la ideas. Siempre que se ha intentado eliminar a personas, como en dictadura, se buscó acabar con las ideas. Pero una idea no se elimina asesinando al portador de ellas, se busca eliminar las ideas modificándolas, afectándolas, espántandolas, maldiciéndolas. Pero ellas pueden volver como verdaderos espectros asediando a sus victimarios, como el fantasma de Hamlet y el fantasma del comunismo sobre la sociedad europea que nos recordara Derrida.
Como dice el cantautor de Valparaíso Claudio Martínez “La ideas tienen alas no se matan con las balas”, pero, por seguir con la metáfora, lo que sí se puede es pretender cortarle las alas a las ideas y sabemos que las ideas que no circulan, en algún sentido considerable, no existen.
El disparo funciona también como un amedrentador. El disparo a la idea pretende dejarla malherida, reducir su capacidad de difusión, de asociación, de reproducción, de inscripción y trascripción.
El trabajo de duelo implicará también transformar la muerte en un afecto intenso que se levante movilizador contra fetichismos, banalidades, mercancías y males.


"Había una vez, pero ya no". Segunda edición del poemario Los silencios bien guardados

Un texto de poesía molecular, "Novela de amor" contenido en el poemario "Los silencios bien guardados" (Jaime Villanueva Donoso, 1978) publicado el año 2013 por Ediciones Orlando de Concepción, través de una gestión del Grupo Casa Azul de Valparaíso podrá volver circular junto a los otros textos de ese trabajo, ya que durante este año 2015 se realizará una segunda edición a través de la misma casa editorial radicada en Concepción, Ediciones Orlando.
La edición estará nuevamente a cargo de la reconocida escritora Ingrid Odgers Toloza.

Coloquio Internacional "Apariciones y desapariciones de los cuerpos"

El Doctorado en Estudios Interdisciplinarios sobre Pensamiento, Cultura y Sociedad de la Universidad de Valparaíso (DEI-UV) inaugura su año académico con el Coloquio Internacional "Apariciones y desapariciones de los cuerpos". 
Este evento desarrollará una interesante discusión acerca de la desaparición política y los medios que permiten hablar de ella y, en cierto modo, hacer reaparecer a los desaparecidos. Importantes académicos nacionales e internacionales estarán presentes. 
Se destaca la participación de la Dra. Antonia García Castro, editora y co-redactora jefe de la Revista Culture & Conflits, y del Dr. Jean-Louis Déotte, profesor de la Universidad de París VIII Vincennes - Saint-Denis.
Para mayores informaciones, consultar el PROGRAMA del coloquio (PDF descargable)

Fundamentos filosóficos de una poética en sentido amplio


Este "Plano Inclinado, poética en un sentido amplio" (Ed. La Picadora de Papel y CIP Grupo Casa Azul; Valparaíso, 2011) que nos presentan nuestros poetas llega en un momento muy oportuno pero, a la vez, en una situación sumamente crítica para nuestro quehacer poético cultural.

Ya no estamos en la década de los '60 donde podríamos decir que muchos poetas se sentían bajo las botas de los relamidos vates, ahora tenemos fundaciones, librerías, galerías... que hacen ese triste papel; ellos tienen los espacios y los circuitos de influencias institucionales que suelen no considerar a organizaciones culturales autónomas como la nuestra. La invisibilización ya es sabida, el cobro de los espacios para presentar un libro es solo una parte de esta mala historia para la literatura regional. Digamos que nuestro campo cultural actúa como cofradía, trabaja para los amigos, no responde correos, nos integra a sus lecturas como público y no como participantes, algunas editoriales no corrigen los textos antes de publicarlos o publican malos textos, pésimos textos sin importarles nada, total es solo eso: pega.....los colectivos poéticos se sienten under y sin embargo, su discurso contestatario está a años luz de su praxis. Se desenvuelven en un activismo social buena onda, insuficiente para sustentar un trabajo escritural propositivo, y para colmo, vulneran el código de reciprocidad y de donación que deberían estar a la base de cualquier organización cultural.

Pensamos, los integrantes de Casa Azul, que el conocimiento poético tiene antes que nada un carácter y una función eminentemente propositivo y social, si no responde a estas premisas, se constituye en un quehacer esnobista, justificador de situaciones nada claras y, algo más grave y delicado, teóricamente irrelevante, y por lo tanto, absolutamente innecesario.

Para instalarnos en este hostil campo cultural hemos estado escribiendo y reescribiendo desde un plano inclinado una poética en sentido amplio, que integra la plástica, la filosofía, la historia y que quiere transformar al libro en Obj-ethos, un incunable, es decir, un espacio posibilitador de nuestra autoconstrucción como cuerpos resistentes o poetas; que nos abra, no solo los caminos, sobre todo, los desvíos, los extrañamientos de una forma que se nos revela fondo y al revés; en una dialéctica fascinante que rompa, de una vez y para siempre, esta banalidad profunda que vivimos.

Desde el principio, asumimos la contradicción para no ser panfleto y apostar a una escritura propositiva, ya que pensamos que a la gente no hay que subestimarla, por eso tenemos la aspiración legítima a construir un círculo virtuoso entre una lectura propositiva y nuestra comunidad. Sabemos que el arte no es funcional y que el pueblo no es tonto, hay que darle un producto de buena calidad... que exija un esfuerzo.

Eso es Casa Azul, un ejercicio propositivo consecuente, un diálogo con el espacio plano inclinado y con ese sujeto haciendo malabares en tal pendiente, pero sin el cual o la cual, no podríamos haber hecho ni pensado nuestro quehacer poético.

En este escenario: un equilibrio precario, se hace necesario agradecer a todas las personas y los espacios que nos han venido apoyando.


AGENDA PRESENTACIONES, Libro: PLANO INCLINADO, POÉTICA EN UN SENTIDO AMPLIO


Octubre

Quilpué, jueves 6, 19:30 hrs, Salón de Honor, Municipalidad de Quilpué.

Coquimbo, viernes 14, 18.00 hrs, Galpón Cultural, Universidad Católica del Norte.

La Serena, sábado 15, Centro Cultural Santa Inés.

Santiago, jueves 18:00 hrs, Librería Le Monde Diplomatique.

Casablanca, sábado 29 y domingo 30, Feria de Editoriales, Casa de la Cultura Municipalidad de Casablanca. ´sS


Noviembre


Valdivia, sábado 14 (fecha probable y espacio a definir)


Diciembre

Isla Negra, sábado 10, Centro Coincidencias.


Notas sobre el estudio universitario de la Filosofía Latinoamericana


(Borrador)



La discusión sobre la existencia de la filosofía latinoamericana o sobre si la labor intelectual de nuestro continente es pertinente a la filosofía en el sentido estricto, a una década recorrida ya en el siglo XXI, debiese estar en condiciones de resolverse afirmativamente.

Ello implica que en Latinoamérica existe filosofía, a caso filosofías, entendiendo las distintas raigambres de pensamiento; sobre todo si entendemos que nuestro pensar y quehacer no puede ser sino latinoamericano. Por muy neutro y universal que se pretenda nuestro pensamiento es una construcción histórica y por consiguiente inserta en una cultura específica y articulada.

En nuestro continente existe pensamiento original y otro que profundiza, en nuestro contexto, los términos y conceptos que han nacido a luz de lo que podríamos denominar tradición filosófica.

A la universidad le corresponde hacerse cargo del término y su estudio, así como también de su difusión, es por ello que, más que abrir el espacio a un pensamiento latinoamericano, se hace necesario estudiar y difundir la filosofía latinoamericana, con la que sin duda mantenemos una profunda deuda intelectual.

Actividad filosófica en Rancagua - Casa Azul y Librería Ágora


El Centro de Investigaciones Poéticas Grupo Casa Azul
en conjunto con la Librería-Café Ágora, invitan a toda la
comunidad en general al 2do Taller de Filosofía que se
realizará todos los viernes a las 20:00 hrs.en
Bueras #114, Rancagua. El Taller estará a cargo de Manuel Orellana y Cristian Briceño.

Del 9 al 30 de Octubre del 2009.

Lo esperamos!

LIBRERÍA CAFÉ ÁGORA INFORMA

Taller de Filosofía
Lugar: Bueras #114, Librería Ágora
Horario: todos los viernes, 20:00 hrs.
Duración: 4 semanas
Costo: Consumo y material de trabajo
Cupos ilimitados

Invitamos a toda la comunidad rancagüina a desarrollar su pensamiento
filosófico a través de un programa teórico del pensamiento occidental.
El taller constará de lectura de textos, debate y crítica. No se
requieren conocimientos en filosofía, sólo las ganas de participar y
aprender en comunidad.

Las sesiones serán:

1.- La moral del amo y del esclavo. Friedrich Nietzsche.
2.- Los cuerpos dóciles. Michel Foucault.
3.- Libertad y liberalismo. Philip Pettit.
4.- Introducción a la filosofía latinoamericana contemporánea.



Se despide atentamente


La comisión organizadora

3ª Feria del Libro "La aventura de leer" Quilpué 2009



La Municipalidad de Quilpué y la Universidad ARCIS – Sede Valparaíso, invitan a la III versión de la Feria del Libro de Quipué.
Del lunes 16 al sábado 21 de febrero, de 10.00 a 21.00 horas en el frontis de la Municipalidad de Quilpue se darán cita variadas editoriales y libreros de la región, incluyendo la Editorial de Universidad ARCIS, especializada en textos de Ciencias Sociales.
La Feria del Libro de Quilpué, que este año 2009 llega a su tercera versión consecutiva, ha logrado ser una instancia ideal para la muestra y venta de textos que apuntan al segmento estudiantil y docente de la comuna.

Jornadas en Cerro Monjas: Filosofía Latinoamericana Contempotánea

Esta jornada constará de dos ponencias a cargo de Jaime Villanueva, en la Galería de Arte MirenART, Cerro MONJAS, Calle 13, Nº 210.